miércoles, 10 de junio de 2009

Medios de comunicación y educación


los medios de comunicación de masas alcanzaron un desarrollo extraordinario a mediados del siglo pasado. Ello trajo como consecuencia que en casi todos los hogares del mundo de hoy, por limitados que sean sus recursos, se dispone de radio y televisor. En la mayoría de nuestros hogares se lee al menos un diario de circulación regional o nacional.
Esta realidad nos demuestra la alta valoración de los medios por parte de la ciudadanía.
Paradójicamente, los apocalípticos, dentro de los cuales se encuentran miles de docentes, al referirse a la televisión, la definen como una industria homogeneizadora, de una cultura degradada, que estimula en los niños y jóvenes la formación de antivalores y de una masificación alienadora.
Respecto a la prensa escrita, se la tilda de sesgada, según sea la corriente política imperante, de alarmista o embustera cuando las noticias no benefician a algún grupo participante en la vida nacional o regional. Estos juicios no ayudan a comprender el mensaje mediático, porque hay más preocupación por juzgar a la televisión, al diario o a la radio que por intentar conocerlos y aprender a verla, a leerlo y a escucharla.
Como dijo un sabio: “Si tu hijo vive al borde de un océano, más vale que lo enseñes a nadar que construir un muro alrededor del mar”. Quiero señalar con este ejemplo que lo importante es que nosotros, los maestros en nuestras cátedras y los padres en sus hogares, enfrentemos la formación de los niños y jóvenes precisamente en me dios de comunicación.
No se trata de aprobar o discriminar a la radio, el periódico o la televisión, lo importante es que nuestros alumnos e hijos comprendan cómo están construidos los instrumentos mediáticos y descubran el significado explícito e implícito de esta edificación.
El secreto de esta formación es que los sujetos aprendan a identificar las distintas estrategias que utilizan los medios para construir significados y cómo estas construcciones son percibidas y reconstruidas por las personas receptoras de los mensajes.
En estos aprendizajes, el centro de atención debe estar dirigido a identificar quién, cómo y para quiénes los medios crean mensajes. Llegar a responder estas preguntas implica desarrollar procesos de exploración e investigación.
Desde este punto de vista, la escuela debe convertirse en un centro de investigación y crítica, donde los mensajes sean evaluados reflexivamente y enriquecidos con los aportes de los estudiantes.
Más que un juzgado de conductas, la escuela debe manifestar vigilancia crítica permanente de lo que se lee, se escucha y se observa en los diferentes medios de comunicación.
Más que preguntarnos: “Qué hace la televisión con nuestros niños”, en actitud sobreprotectora, debemos preguntarnos: “Qué hacen los niños y jóvenes con la televisión”.

Diálogo y desarrollo. Propuesta para la Educación desde el enfoque de la Comunicación

La escuela está llamada a propulsar el desarrollo comunal, utilizando técnicas y herramientas que la comunicación social pone a su servicio, beneficiando a alumnos, docentes y público en general, través del diálogo horizontal.

Siempre la Educación ha criticado el hecho de que los medios de comunicación social (MCS) no ofrezcan contenidos y programas que cultiven positivamente las mentes y los valores de las personas.

Ello ha prpducido cierto distanmciamiento entre ambos sectores, dejando al centro, estudiantes que consumen los contenidos de los medios. Sin embargo, salvar este bache depende necesariamente de la unión tanto de la Comunicación, como de la Educación.

La Comunicación permite compartir información, es decir, aquello a los que nos referimos apropiadamente. La Educación busca que es ainformación nos desarrolle integralmente, física, intelectual y psicológicamente. Ella facilita nuestro proceso de socialización.

Por eso es que ambas ciencias están íntimamente ligadas, pues permiten interiorizar y exteriorizar nuestra realidad.

La información es comunicable mediante un proceso en el que dos o más encodificadores-decodificadores planean, producen y envían un mensaje para generar una respuesta siguiendo los mismo pasos, utilizando un código determinado, echando mano de los medios a su alcance. Este mensaje es comprensible porque tiene una intención condicionada por un contexto.

La retroalimentación permite la comunicación horizontal, mejorando nyestras relacionados y métodos para comunicar.

Dentro de la Comunicación y la Educación, la retroalimentación fundamenta el aprendizaje y la socialización, gracias a la formación de un sentido crítico y de estrategias adecuadas para compartir información.

Por ser las escuelas, los lugares donde los estudiantes pasan buena parte del tiempo, deben fomentar el proceso de asimilación de técnicas de comunicación para impulsar iniciativas de desarrollo comunal. De esta forma, antes que combatir a los medios, incorporarán sus estrategias para mejorar la integración de los individuos, de forma libre, objetiva y amplia.

Aportes

La Comunicación llega al proceso con sus medios, entidades que difunden información a un público amplio para ponerlos al día de su realidad, notificando, formando opinión, distrayendo o influyendo en las conductas.

Si bien el Estado no puede intervenir en ellos, puede influir o estimular la creación de contenidos educativos, de tal manera que se genera equidad, cultura general, conocimiento de la realidad, socialización y diversión.

Existe la posibilidad de que la escuela promueva sus MCS, basados en el interés de la gente, la utilidad de sus contenidos y la responsabilidad de sus promotores.

El otro aporte de la Comunicación es su capacidad de formar valores, que deberían orientarse al autocontrol de las personas.

La Educación actual, por su parte, apunta que los estudiantes sean quienes dirijan su propio proceso de formación, de tal forma que al egresar puedan tener la suficiente autonomía para conducirse adecuadamente en sociedad.

Por eso, sus principales aportes son la formación de criterios amplios y sentido crítico, la práctica de una equidad sustentada en el diálogo y la supresión de jerarquías, y el fomento del trabajo en equipo para resolver problemas comunes.

Perfiles comunes y aplicación

Los principales beneficiados con un programa de Comunicación Social serán los docentes y los alumnos que los integren en forma voluntaria y responsable.

Si bien el docente puede asesorar, debe dar la libertad suficiente para que los alumnos desarrollen sus potencialidades. Deben concentrarse en saber escuchar a su comunidad para comunicar su realidad asertivamente, independientemente de sus conocimientos anteriores.

El resultado será un equipo cuyas guías serán la justicia, el respeto al ambiente, una visión crítica de la realidad, espíritu de investigación, sensibilidad ante lo humano, manejo adecuado de la lengua y laboriosidad.

Los talleres deben buscar que las comunidades se unan para buscar las vías que mejorarán su futuro. La escuela debe estar en capacidad de saber recibir la información del pueblo para generar las estrategias de intervención más adecuadas.

Estos talleres pueden ser de periodismo escolar, de publicidad y arte, y de elaboración de proyectos de desarrollo comunal (que resulta de transversalizar las tareas de otros talleres o comités existentes).
Todos ellos trabajarán con agendas basadas en las necesidades de los estudiantes, su escuela, la comunidad educativa y el pueblo en general.

No hay comentarios:

Publicar un comentario